Laxantes naturales

¿Qué laxante natural debería usar?

Entre los laxantes de origen natural podemos destacar las fibras (sustancias hinchables), una de las opciones más habituales para combatir el estreñimiento leve. La fibra, en estos casos, debe ayudarse de otras medidas como un cambio de alimentación, un abundante consumo de agua y ejercicio físico.

La principal desventaja de este tipo de laxantes naturales es la producción de gases, sobre todo en personas que no están acostumbradas al consumo de fibra.

También está el aceite de ricino, que más que un laxante es un purgante que vuelve líquidas las heces. Se suele usar para limpiar el intestino o en casos de estreñimiento agudo.

El tercer laxante natural es el de las plantas con antraquinonas (cáscara sagrada, aloe…), que son indicadas en casos de estreñimiento crónico y agudo, y que tienen un efecto seguro incluso en los casos más difíciles.

Son los laxantes ideales para realizar una limpieza intestinal y para reducir el volumen del abdomen, es decir, la barriga. Además, no provocan gases ni flatulencias.