Introducción

¿Qué son los laxantes?

Los laxantes son todas aquellas sustancias que ayudan a expulsar las heces con mayor facilidad.

¿En qué casos hay que usar laxantes?

Los laxantes se usan en todos los casos en que es indicado ablandar las heces y evitar un esfuerzo al expulsarlas.

En cualquier caso, cuando se sufra de estreñimiento, primero hay que tratar de cambiar los hábitos, la alimentación… Si así no se logra cierta mejoría, su médico puede que considere indicado el uso de laxantes.

Los laxantes se usan habitualmente cuando un paciente presenta lesiones anales o hemorroides. Su fin es evitar el aumento de la circulación en el ano, ya que puede provocar una mayor inflamación. Además, con los laxantes, se disminuye el trabajo que hay que realizar para expulsar las heces duras.

Tras operaciones en el área abdominal o de los órganos reproductivos, así como en pacientes con una presión arterial elevada, debe reducirse la presión que se produce en el abdomen al defecar. En estos casos, el uso de laxantes está completamente justificado. Por supuesto, su médico le indicará cuán es el tratamiento más adecuado.

Por último, mencionar que los laxantes se usan para limpiar el intestino, ya que las heces retenidas causan inflamaciones del colon y también pueden afectar al funcionamiento de órganos cercanos como los riñones o los órganos reproductivos.

Tipos de laxantes

A continuación, presentamos un listado detallado de los principales grupos de laxantes, su mecanismo de acción, sus indicaciones… incluso de sus ventajas y desventajas. Para que, en función de su caso, entienda todos los pros y contras de cada opción de tratamiento.

Por supuesto, su médico debe ser el que, en última instancia, le indique qué tratamiento es el más adecuado par su caso en particular.