Causas y consecuencias

Causas del estreñimiento

El estreñimiento puede presentarse en cualquier momento. En la mayoría de los casos, es por un corto periodo de tiempo y no puede considerarse algo serio, ya que a menudo tiene su origen en una ingesta excesiva de carnes, alimentos procesados o secos (con poca fibra), en la falta de ejercicio y de líquido, o en el estrés.

Malos hábitos como comer demasiado o hacerlo justo antes de irse a dormir son otras causas habituales del estreñimiento, ya que crean secreción en el colon y trastornan el proceso estomacal.

A continuación, detallamos las principales causas habituales de estreñimiento:

  • Ciertas intervenciones quirúrgicas, sobre todo si son del aparato digestivo, pueden alterar el ritmo intestinal.
  • Los cambios de ambiente, horarios o alimentos que se producen durante un viajes pueden ser un detonante del estreñimiento.
  • Las prisas del día a día son un gran aliado del estreñimiento. No podemos olvidar un hábito tan sano y sencillo como tomarse cierto tiempo para ir al baño cada día.
  • Algunas enfermedades o lesiones pueden ir de la mano del estreñimiento: el síndrome de colon irritado (también llamado colitis), las hemorroides, la diverticulitis, o enfermedades más serias del intestino como el cáncer colorrectal o los problemas en la circulación sanguínea del colon.
  • Ciertos factores emocionales, como el estrés, la ansiedad o el nerviosismo, pueden provocar estreñimiento.
  • Una dieta inadecuada con poco contenido en fibras (presentes en frutas, vegetales y cereales integrales), un consumo deficiente de agua, una dieta muy alta en proteínas o un consumo excesivo de carnes rojas y productos de origen animal pueden ser causas de estreñimiento.
  • Fuera de casa, muchas personas sienten incomodidad en el baño, lo cual no les permite relajarse y, en consecuencia, no consiguen defecar.
  • Una vida sedentaria con poco ejercicio físico o una situación que nos obligue a estar en cama puede alterar nuestra función defecatoria.
  • La cafeína o el alcohol, en exceso, también pueden provocar estreñimiento.
  • Durante el embarazo, todas las mujeres son susceptibles de padecer de estreñimiento.
  • Con el paso de los años, hay una inevitable disminución del tono intestinal y cierta debilidad de los músculos intestinales, lo cual altera nuestro ritmo habitual de deposiciones.

Consecuencias del estreñimiento

Dolor abdominal.
El estreñimiento produce en muchos casos dolor abdominal. Cuando el vientre está hinchado y lleno es muy fácil sentirse incómodo o pesado. Y si además uno intenta ir al baño y, para conseguirlo, tiene que forzarse más de lo normal, el dolor abdominal puede ser aún más habitual.

Problemas anales.
El hecho de tener que forzarse para ir al baño, cuando además sucede cada día, puede provocar problemas como las hemorroides o las fisuras anales.

Si sumamos al estreñimiento un posible sangrado y un agudo dolor, estamos hablando de un trastorno que altera en gran medida la calidad de vida.

La enfermedad diverticular o diverticulosis.

Los divertículos son bolsas pequeñas que se forman en áreas debilitadas del intestino grueso y que sobresalen del revestimiento intestinal. Cuando aparecen en los intestinos se padece de diverticulosis y cuando las bolsas se inflaman se dice que se padece de diverticulitis.

El origen de esta enfermedad no es otra más que una disminución de la cantidad de fibra de nuestra dieta.

Otras dolencias relacionadas con el estreñimiento son el dolor de cabeza, la sensación de hinchazón, las náuseas, el nerviosismo o incluso el mal aliento.